El blog de manual

12 Jun

(Tuve una dificultad con la función para publicar automáticamente de WordPress y la entrada de ayer solo pudo ser publicada hoy en la mañana, si quieren verla se encuentra justo antes de la presente)

Buscar información por internet para educarse es una hazaña. Podemos imaginar una herramienta de lenguaje -un robot- que facilite la tarea de enseñar de una manera automática, de la cual pudiera sacarse cierto éxito: Un manual glorificado. Sin embargo, la web está lejos de responder a la espectativa de un manual de vida.

No me parece exagerada la necesidad de un manual de internet. Necesitaría ser casi por fuerza una publicación periódica -en línea tal vez-, pues la actualidad de internet cambia caprichosamente y con un vértigo terrible, trataría simplemente, de una organización más o menos inteligente, una suerte de directorio que ayudara a los internautas con determinado interés a perseguir más información que les pueda servir dentro de un contexto de discurso del cual se pueda extraer provecho. Desgraciadamente la idea de directorio presupone el conocimiento de lo que se quiere, y obvia a su vez, la entrada de distintos elementos nuevos a dicho sistema -ambos problemas que relevan del uso y la producción actual de internet, a su vez problemas como potencial de grandeza-.

Estas reflexiones nos pueden llevar a una reflexión sobre la palabra aprender. Con el acceso que tenemos a este medio masivo que es internet, la noción de extraer conocimiento que uno ignora no puede considerarse verdadero aprendizaje, ni siquiera, creo yo, cumple los requisitos de considerarse fundamento para ser una persona informada en tal o cual tema. Simplemente absorber información no tiene valor pedagógico.

Los que venimos de sistemas educativos descendientes del siglo pasado, tenemos por fuerza el recuerdo de varios ejercicios de memoria que no se consideran veradera “educación”. Al estudiar la historia nos enfrentábamos a una franca lista de fechas y eventos, más listados que analizados, como una especie de mapa vagamente trazado para la memoria temporal. La geografía misma, se manejaba en abstractos esquemas memotécnicos -un país con su capital, o con su continente, una lista de lo más grande, lo más rico, lo más largo-. El hombre gusta del catálogo porque mantiene su memoria ejercitada, y esto es una parte del apredizaje. El valor del contenido en este constento es nulo, o debería decir arbitrario. No es que sea malo conocer la fecha de las revoluciones; es simplemente que el signo del año no tiene valor por sí mismo, incluso el historiador profesional se interesa por el contexto y no el índico/símbolo que apunta al contexto. Internet es una red, no tanto de información sino de símbolos, de referencias superficiales y de órdenes estrictamente contextuales; lo que hace precisamente que sea una pobre herramienta de aprendizaje.

Además, a sabiendas de que internet “estará ahí” para proveernos de los datos que requiramos, pierde su interés como ejercicio de memoria y se vuelve simplemente una masa aglutinante de información. Buscamos información no por el contenido sino por el “signo” lo que es como buscar un libro por su nombre y no por su tema; en muchos sentidos este nominalismo al que estamos acostumbrados viene de la comodidad de pensar y no por servir a una función superior. También podemos caer en la falacia de pensar que al abordar el concepto de tema nuestra búsqueda perderá su superficialidad, que el nombre del tema no es también por sí mismo, otro símbolo.

Depurar este tipo de búsqueda vendría a suponer que podemos enunciar al buscador una pregunta superficial pero efectiva, vamos a decir “¿qué libro es similar a El barón rampante?” De esta interrogante podemos extraer una respuesta más o menos objetiva -o lo suficiente para no sonar arbitraria-, y sugerir una respuesta. Dependemos para estos fines de la inteligencia de razonamiento verbal del buscador, del orden efectuado por los hombres para clasificar sus propias páginas y de la capacidad del internauta de usar ambas herramientas -la clasificación y la búsqueda- correctamente. Entonces para siquiera extraer información válida para nuestro aprendizaje, debemos haber atravesado un determinado modelo de aprendizaje.

Me intriga en este modelo seudo-futurista, la preocupación de que el usuario -que es lector y productor a la vez-, asuma sus capacidades correctamente y se integre sin dificultad a un circuito virtual. Facebook puede parecernos una pavada, pero básicamente su gran logro es introducir fácilmente a un circuito o formato, el resto viene de los usuarios. Solo que la información de Facebook es tanto más degenerada que muchas cosas en internet, precisamente por la inherente libertad que propone. Además ¿clasificar fotos o comentarios tiene de verdad sentido?

Me parece que el problema viene de la dirección, de este manual de internet que por desatino aún no hemos sabido concebir. Podría enseñarse en las escuelas si existiera, mas los magros conocimientos de los profesores -la mayoría asistentes tardíos al fenómeno web- no facilitan esta transición que de por sí ya tiene algo de virtual.

¿Quién podrá enseñarnos a aprender?

Anuncios

2 comentarios to “El blog de manual”

  1. Autor Hispano 18 junio, 2011 a 20:37 #

    Hola me llamo Xavier y soy del foro de literatura dentro del mismo tengo el nick autor hispano, entre por el enlace a esta web y me parecio interesante este post, creo que si existiese un manual se llamaria experiencia ya que todo lo que uno desee aprender o manejar en internet se encuentra precisamente aqui colgado en algun hilo de esta telaraña, tenemos muchas herramientas ocultas que a pasar el tiempo iremos descubriendo, algunas obsoletas otras renaciendo de las mismas con versiones nuevas pero a la final siempre lo mismo, por ejemplo una guia de herramientas o paginas de lo que en resumen yo busco aqui son:

    Conocimiento
    http://www.aulaclick.es
    http://www.emagister.com

    busqueda de libros por autor
    http://www.librostauro.com

    Manuales de cualquier cosa que quieras
    http://www.filecrop.com
    tambien sirve para ocio pelis, videos, musica, libros, juegos, etc todo lo que este alojado en megaupload te arroja resultados de archivos que no han sido dados de baja.

    cursos motivacionales, ventas, marketing etc lo encuentras en google lo uncico que tienes que usar son las comillas “” y el signo + mas para conjugar el termino de busqueda adicional

    Como veras ese manual uno mismo lo crea ya que hay una infinidad de herramientas que al pasar el tiempo desaparecen y nacen otras ejemplo:
    herramientas que usaba y ya no existen o con menor relevancia:

    http://www.bibliotheka.org/ le quitaron todos los libros ya que una distribuidora la acuso de ser culpa de esta pagina la baja en las ventas de los libros fisicos y pirateria de los mismos.

    Antes de whois.com usaba otro tipo de programas que ya no sirven.

    el mismo google crome superando a IE

    Las herramientas de redes sociales que antes no era tanto el boom como ejemplo bitacoras, bueno aun sigo usandola pero con menos importacia ahora uso mas face para atraer visitas fijas a mis articulos

    Twittr actualmente esta siendo competencia con Facebook y quiza le pase lo mismo que este le hizo a Hi5

    Mininova.org un host que perdio un poco de popularidad pero aun esta funcional para ciertas descargas de archivos algo asi como megaupload o mediafire

    Fileden.com recientemente siendo hakeada por redireccionamientos a otras paginas

    Y asi una lista que crece a medida de las necesidades que uno tiene a travez del tiempo

    Un saludo

    • arrowni 18 junio, 2011 a 20:54 #

      Muchas gracias por el comentario y los consejos. Con todas las comunidades a las que uno puede pertenecer por internet -con las nuevas que vendrán-, creo que es muy importante hacer círcular dentro de ellas este tipo de información puramente práctica.

      No puedo generalizar respecto a las tecnologías y su aceptación, ni sobre esta competencia de grandes empresas con los servicios gratuitos; mas creo que ambas cosas no facilitan que instituciones estáticas y oficiales como las escuelas te puedan presentar estas redes con un punto de vista neutro. Y bueno, este miedo de persecución sobre compartir archivos por internet sin producir ganancia creo que también se presta para la discusión comunitaria más que a la iniciativa de la Sociedad.

      La primera recomendación para un manual práctico parece ser precisamente, integrarse a este tipo de comunidades y poder formar parte de ellas contribuyendo lo que uno sabe. Espero seguir cruzándonos en otra oportunidad.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: