Entre los individuos como…

5 Jun

Derrida nos señala que Hobbes comete una interesante afrenta en lo que corresponde a la soberanía: No se puede efectuar un contrato con Dios, ni tampoco con las bestias. Ya el buen Jacques va a problematizar la ausencia de respuesta asumida de los animales, y sobre la ficticia ausencia de Dios en la propuesta de Hobbes*.

Voy a partir de la reflexión de Derrida acaso para encontrarme con él en otro seminario. Entiendo primeramente, que la soberanía alza un problema de doble estándar fundamental: Dios no responde porque es muy superior, y la bestia porque es muy baja; el Rey supera excepcionalmente la ley -por lo alto- como -por lo bajo- el criminal. Ambos, Dios y la bestia, han recibido el don del silencio.

Se debe entender, por lo tanto, que el individuo que existe dentro de un reino soberano, reside en el universo de la palabra. Forma parte del contrato y se presupone bajo sus respectivas leyes. Hay excepciones que, como las bestias, burlan esta responsabilidad por lo baje -el loco, el homo sacer-. Cruzaremos ahora nuestra reflexión con un artículo de Benedict Anderson, llamado Imagined Communities.

*- No que Hobbes pretendiera borrar la sacralidad del gobierno, esto no es sino una interpretación, un a posteriori, una lectura. Porque la visión parcial en la que el pensamiento religioso es negativo, debe venir por fuerza de nuestro laico presente.

Anderson va a hablarnos del país, de la invención de una comunidad imaginaria en la que: Todos los hombres se suponen pero no pueden conocerse. Esta es su definición de nación como concepto moderno, que ejemplifica y a su vez problematiza la noción de nacionalismo que aún prevalece en muchos estados actuales. La idea de un estado nación que se consolida, ya no por su predilección frente a Dios, sino por su verdadera identidad dentro de un espacio predefinido, puede considerarse una validación fantasma. No hay humanos concretos en las naciones, solo ciudadanos -sometidos a la ley, asumidos por sus compatriotas-.

Conservemos pues la noción de que Dios y los animales están excluídos por su incapacidad de “responder”, Hobbes caracteriza estas incomprensiones como elementos distintos, Dios que no puede sino escucharse por un cuerpo -alguien-, y el animal que es incapaz de discurso o comprensión. Esto es falto naturalmente, pero es su razonamiento.

La idea de soberanía nos recuerda que se supone la presencia de la ley, de un estado protector que presta determinadas garantías a los individuos, en un proceso que a su vez somete a cada persona al yugo de la ley. Excepto, por supuesto, que la ley se enuncia por medio de un discurso nacional. El ciudadano, asume que las leyes existen, pero no las conoce. Cuando se le expone a un proceso legal, el individuo promedio se transforma en una entidad vulnerable, indefendible y muda, que no puede asumir el lenguaje de la ley, no puede responder. Cuando estamos en un proceso -pienso sin duda a la escena final de Joseph K-, nos transformamos en animales, perdemos la capacidad de discurso que nos supone agentes válidos para ejecutar un contrato con los demás hombres. Rebasamos la legalidad por abajo.

Hobbes-por-Derrida explica que el miedo es la única manera de inclinar a la protección, y la única manera de mantener la ley contra el crimen. El criminal debe ser víctima de un miedo por la ley, un miedo que no proviene simplemente del castigo, sino de la opacidad de la ley misma. Un criminal es un ente supuesto, un cualesquiera, no un hombre que ha negociado su lugar en la sociedad. Se le somete, considerándolo un animal, como un animal. Su transgresión se puede ilustrar política, simplemente suponer que en su autoridad existe el desafío de la soberanía -un pacto directo con Dios-.

Anderson nos explica que la noción de frontera no tenía sentido para las civilizaciones feudales. Cuando hablábamos de periferia, los espacios controlados por cada soberano estaban libremente definidos y poseían alguna elasticidad. La idea de nación, va a definir una frontera, dentro de la cual se dictará el mismo tipo de poder, y tratará de crearse una identidad discursiva nacional. El derecho moderno, parte de los estados que parecen contornos, de un espacio físico en que la ley actúa, lo que llamamos jurisdicción, el lugar de la ley. Como los ciudadanos de la nación son anónimos, también su relación con la legalidad se mantiene anónima, hasta el momento en que se transforman en criminales. La determinación de una frontera física y legal, no ha saldado la verdadera distancia cultural, social e ideológica que causaba de antemano, la flexibilidad en las fronteras. Tenemos una legalidad que viene desde el centro, que pinta fronteras, las cuales en lugar de incluir, definen lo que hoy día se puede considerar como periferia, lo que es potencialmente criminal -y que no lo es aún, por su anonimidad-.

El ciudadano pues, solo es capaz de responder a la ley, solo existe como ciudadano en el momento que enuncia una respuesta a la legalidad que el contrato presupuesto levanta sobre él. Solo que la respuesta no existe jurídicamente, salvo cuando el individuo se ha vuelto un criminal -en términos de Hobbes-: O porque ha transgredido por la ley y se le obliga a responder por sus  actos, o porque ha descubierto un contrato con Dios, y quiere doblegar la ley existente desde el sistema. El primer tipo de respuesta queda mudo por ser periférico, el segundo, no se propicia por la ignorancia.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: